lunes, 9 de enero de 2017

El Último de la Fila - Del Templo a la Taberna


No queda nada aquí
Por hacer ... nada;
Ni nada que ofrecer
Que no tengas ya

En el columpio azul
De tus besos metálicos
Me quiero abandonar
Como un animal
Con la piel quemada
Por el sol
El salitre y el amor.

Correr y atravesar
Mil vidas grises de gente gris
Correr y abandonarlo todo.
Correr y delirar
Siempre a tu lado dulce amor
Llegar hasta el final de tí.

Con la mente turbia,
Los sentidos afilados,
Medio locos.
Del templo a la taberna
Por entre los viñedos
Tu nombre gritaré

Desde la selva azul
De tu pelo enredado
Hasta el vapor de miel
De tu alma al despertar

Correr y delirar
Siempre a tu lado dulce amor
Correr y abandonarlo todo.
Correr y atravesar
Mil vidas grises de gente gris
Llegar al final de todo.

miércoles, 4 de enero de 2017

Silvio Rodriguez - Esto no es una elegía


Tú me recuerdas el prado de los soñadores,
el muro que nos separa del mar, si es de noche.
Tú me recuerdas, sentada,
ciertos sentimientos
que nunca se sabe que traen en las alas:
si vivos o muertos.

Me quito el rostro y lo doblo
encima del pantalón.
Si no he de decir tu nombre,
si ajeno se esconde
no quiero expresión.
Suelen mis ojos
tener como impresos
sus sueños risueños

Tú me recuerdas las calles de La Habana Vieja,
la Catedral sumergida en su baño de tejas.
Tú me recuerdas las cosas, no sé, las ventanas
donde los cantores nocturnos cantaban
amor a La Habana.

Esto no es una elegía
ni es un romance, ni un verso:
más bien una acción de gracias,
por darle a mis ansias
razón para un beso,
una modesta corona
encontrada en la aurora.

Tú me recuerdas el mundo de un adolescente,
un seminiño asustado mirando a la gente,
un ángel interrogado,
un sueño acosado,
la maldición, la blasfemia de un continente
y un poco de muerte.

martes, 3 de enero de 2017

El Último de la Fila - Lejos de las Leyes de los Hombres


Yo he visto las maravillas de la creación
Sin ni tan siquiera abrir los ojos.
Y tu siempre tiene estado a mi lado,
A millas de kilómetros o entre mis brazos.
Te amo como se ama por primera vez
Cuando aún no hay constumbres.
Lejos de las leyes de los hombres,
Donde se diluye el horizonte.
Él vio el paraíso y el infierno
Sin ni tan siquiera abrir los ojos,
Y tu siempre tiene estado a mi lado,
A millas de kilómetros o entre mis brazos.
Te amo como se ama por primera vez
Cuando aún no hay costumbres.
Lejos de las leyes de los hombres
Donde se diluye el horizonte.